Inicio Gadgets Juegos Olímpicos: Un jugador de baloncesto llega al descanso para el partido...

Juegos Olímpicos: Un jugador de baloncesto llega al descanso para el partido Francia-EE. UU.

Si bien es poco probable que te alcance con la pelota en la mano, CUE puede ser formidable en una competencia de tiro estático.

El domingo, la selección francesa de baloncesto ofreció a sus aficionados un gran regalo al deshacerse del ogro americano, un gigante tradicional de la disciplina, para su primer partido en los Juegos Olímpicos de Tokio. Un merecido acierto para un colectivo que inspira confianza, liderado por un Evan Fournier de las grandes tardes con 28 puntos en el bolsillo.

Pero nuestro Vavane nacional no es el único que se ha distinguido en la corte de Saitama. En el descanso, el extremo de los Boston Celtics fue robado del centro de atención por otro jugador bastante peculiar: saluda a CUE, un robot diseñado por Toyota que puede realizar tiros lejanos con una facilidad increíble.

Para ello, CUE cuenta con un arma secreta que nada tiene que envidiar a las muñecas de los más grandes artilleros de la historia de este deporte: una inteligencia artificial especialmente diseñada para calcular la trayectoria del balón. Esto le permitió armar unas cuerdas para entretener a los espectadores, mientras esperaba que los jugadores volvieran al terreno de juego. Como punto culminante del espectáculo, el robot dividió una docena de tiros desde el mediocampo que no deberían haberle traído buenos recuerdos a Greg Popovich, ahora entrenador del equipo estadounidense.

Artes «reales» para una toma real

Ya se han realizado varias veces experimentos de este tipo, pero CUE es diferente al resto de propuestas. A diferencia de la mayoría de los otros sistemas, sus diseñadores le dieron una folmo humanoide. Tiene dos «ojos», que en realidad son cámaras; gracias a un algoritmo de detección de imágenes, el robot puede identificar la cesta por sí mismo. En principio, por lo tanto, puede disparar desde casi cualquier lugar del campo. ¡Incluso puede moverse a la posición desde la que quiere disparar!

Una vez calculada la trayectoria, queda por realizar el movimiento. Sin embargo, esto no es tan simple como parece, porque CUE no es solo una simple catapulta drogada por IA; como un verdadero deportista, realiza una gesto preciso imprimiendo un rotación en el baile. Para ello, cuenta con dos piernas y dos brazos articulados. Esto representa un gran número de variables a tener en cuenta; para cada articulación es necesario adaptar el ángulo, los tiempos y la velocidad de rotación a la posición de la canasta. Un poco como lo hace un jugador real inconscientemente cuando dibuja. Desde su debut en 2020, parece haber hecho un progreso real en cualquier caso.

No es mañana que veremos a CUE codo con codo con jugadores reales; todavía parece demasiado lento y torpe para reclamar algo contra humanos reales. La única solución para verlo jugar en condiciones reales: ¡proponer a los organizadores la idea de un partido entre robots!

Selena Garcia
Nunca robaré una señal Wi-fi, es ella quién entra sin permiso en mi casa. Cuando no escribo, disfruto del paisaje en el pirineo aragonés.
RELATED ARTICLES