Inicio Criptomonedas ¿Quien dijo que? Con Thibault Langlois-Berthelot

¿Quien dijo que? Con Thibault Langlois-Berthelot

«¿Quien dijo que? »Se trata de una serie de artículos lanzados por Coin24 con el objetivo de entrevistar a los jugadores francófonos del mundo de las criptomonedas y blockchain para iluminarte sobre conceptos o presentar soluciones o productos relacionados con este sector lleno de ‘por venir.

Para encontrar todos los artículos «¿Quién dijo qué?», ​​Haga clic aquí.

¿Quién es Thibault Langlois-Berthelot?

Thibault Langlois-Berthelot es estudiante de doctorado en derecho de identidad digital y tecnología blockchain. Apasionado por las nuevas tecnologías e involucrado en el ecosistema blockchain y criptográfico francés desde 2017, es el fundador de la red KRYPTOSPHERE® nacida el mismo año.

¿Puede recordar a nuestros lectores qué es la identidad digital y para qué sirve?

Thibault me ​​explica que la identidad digital en teoría representa todas las formas de presencia en línea que genera un usuario de Internet y que podemos distinguir dos tipos de identidad digital: identidad digital raíz o primaria e identidad digital extendida o secundaria.

La raíz o identidad digital primaria: representa el alcance de nuestra identidad real y legal dentro del universo virtual. Esta primera categoría incluye la identidad civil de una persona (apellido, nombre, edad), que se materializa en sus documentos oficiales de identidad (DNI, carnet de conducir, pasaporte) que proporcionará en línea para acreditar su identidad legal.

Es fácil adivinar aquí que la raíz de la identidad digital de la que habla Thibault es solo una forma de extensión de la identidad legal (civil), personal (física) y real (correo electrónico, número de teléfono) de una persona que navega por Internet.

Thibault también señala que esta forma de identidad digital solo se utiliza para ciertos actos administrativos o legales precisos y repetitivos con el fin de identificar de manera confiable a las personas que navegan en línea.

Identidad digital secundaria o extendida: caracteriza todos los rastros de identidad digital secundaria que genera un usuario de Internet en varios servicios en línea. Esta segunda categoría incluye nuestros apodos y perfiles de redes sociales, nuestros avatares de videojuegos, así como otras cuentas online de carácter comercial (Amazon, Pinterest, Leboncoin) y social (Signal, Telegram).

Thibault señala que estos grandes rastros de identidad virtual son responsabilidad del internauta, quien decide la creación de sus cuentas, así como la elección de sus apodos. En principio, existe por tanto una libertad de uso y gestión (posible seudonimato), en relativa oposición a la citada identidad raíz digital que se establece según el derecho positivo vigente.

En la práctica, cuando un internauta navega por Internet, las dos categorías de identidad digital antes mencionadas se utilizan de forma complementaria y más o menos exclusiva, según los servicios de los que se beneficie el usuario.

En términos de uso, las identidades digitales primarias y secundarias están destinadas a autenticar a los usuarios que desean acceder a los servicios en línea, me dice Thibault. Sin embargo, señala que la identidad digital secundaria tiene una dimensión adicional, la de la libertad de elección con respecto a la presencia en línea que un internauta desea respaldar.

La identidad digital es, por tanto, una noción subjetiva, cuyos contornos y definición dependen de cada internauta: unos perciben Internet como una simple extensión virtual del universo real (identidad digital raíz) y otros como un espacio de libertad ilimitada (identidad digital ampliada). identidad) sobre el que se asienta el seudónimo como derecho fundamental. Por supuesto, estas categorías son puramente indicativas, pero aún reflejan dos visiones, complementarias o diferentes según los puntos de vista, del mismo concepto.

¿Cuál es la importancia de adoptar una arquitectura descentralizada para ofrecer una identidad digital descentralizada?

Los escándalos recientes que rodean el uso de nuestra información personal por parte de grandes empresas internacionales como Facebook muestran que nuestros datos de identidad generalmente están bajo el control de organizaciones y servidores externos. Por tanto, este descubrimiento plantea varios problemas que expone Thibault.

Ella [l’identité numérique] está particularmente fragmentado entre varias organizaciones (a menudo privadas), poco interoperable y accesible, costoso y complejo de asegurar. En algunos casos, su gestión es opaca, en detrimento de los usuarios y sus datos personales, que en ocasiones se comercializan con total impunidad.

Para abordar estas limitaciones, la identidad descentralizada puede ser una solución, ya que brinda a los usuarios control sobre el uso y el intercambio de sus datos.

Ella [l’identité décentralisée] ofrece una reinvención sin precedentes de cómo diseñar, generar y aprovechar la identidad digital de las personas. Con este nuevo concepto, el objetivo es colocar, en su totalidad o en parte, al usuario en el centro de los modelos de gestión de identidad, al tiempo que se elimina la necesidad de terceros de confianza. Por primera vez, el usuario tiene la posibilidad técnica de convertirse en actor – y ya no simplemente en espectador – de su propia existencia digital.

¿Cuáles son las ventajas de esta nueva forma de identidad? ¿Qué aporta realmente blockchain a la identidad digital?

Como me explica Thibault, la criptografía, combinada con el desarrollo de nuevos estándares, juega un papel central en la realización técnica de una identidad descentralizada.

Sus implementaciones utilizan evidencia criptográfica («huellas digitales» a prueba de manipulaciones para proporcionar certeza matemática del vínculo entre una persona y sus datos personales.

Sin embargo, la identidad descentralizada no requiere necesariamente, como la infraestructura digital subyacente, una cadena de bloques. De hecho, está claro que la combinación de los nuevos estándares W3C y la tecnología blockchain es indudablemente acertada.

Las ventajas intrínsecas que ofrece una infraestructura blockchain descentralizada se transponen naturalmente a estos estándares, ya que se basan en estos últimos. De hecho, muchos proyectos de identidad descentralizados hoy en día utilizan tecnología blockchain.

Para obtener más información, consulte este artículo introductorio sobre identidad descentralizada escrito por Thibault Langlois-Berthelot.

Si bien blockchain respalda la idea de una identidad soberana, ¿cuáles son las limitaciones potenciales?

Aunque la cadena de bloques ofrece muchas ventajas al ofrecer una identidad descentralizada o una identidad soberana, existen varios obstáculos para su uso.

Disputa legal relacionada con la calificación legal o el valor legal otorgado a las identidades digitales descentralizadas basadas en tecnologías de contabilidad distribuida (blockchain). Desafío político debido a una percepción a veces negativa del concepto de identidad descentralizada (a menudo percibido como vinculado a activos digitales, aunque los estándares técnicos y los propósitos son de naturaleza bastante diferente y, por lo tanto, simplemente relacionados). Reto técnico permanente para ofrecer sistemas de identidad descentralizados confiables, robustos y sostenibles. Desafío empresarial porque puede resultar difícil definir modelos de negocio que sean fuentes de ingresos y beneficios.

Como señala Thibault, ninguno de estos límites es insuperable, ya que las inversiones continuas y regulares permitirán cumplirlos. La verdadera pregunta para Thibault no es si prevalecerá la identidad descentralizada, sino más bien comprender cuándo y a qué ritmo.

Después de todo, la identidad descentralizada es una idea relevante en un mundo donde la búsqueda de una mejor protección de los datos personales y la privacidad se está intensificando. De hecho, permitiría a sus usuarios no sólo convertirse en «dueños» de su identidad digital, sino quizás también por extensión, convertirse en dueños de sus «destinos digitales».

Al mismo tiempo, este nuevo modelo de identidad aumentada, basado en la confianza digital, representa una nueva oportunidad para las empresas, los estados y, en general, todas las demás entidades que operan en el mundo digital, me explica Thibault.

La identidad descentralizada seguirá siendo, en el mediano plazo, híbrida (centralizada y descentralizada) y para algún día reclamar una adopción masiva, tendrá que generar unanimidad técnica, económica, política y jurídica.

¿Quien dijo que? Con Thibault Langlois-Berthelot – La última palabra

Por último, le pedí a Thibault que nos contara sobre el proyecto KRYPTOSPHERE® que inició y que me parece particularmente interesante para que las próximas generaciones aprendan más sobre las «tecnologías disruptivas» o incluso para que puedan trabajar en su propio desarrollo y adopción.

KRYPTOSPHERE® es una red de varias asociaciones de estudiantes especializadas en diferentes tecnologías disruptivas como activos digitales y tecnología blockchain, inteligencia artificial, realidad virtual u objetos. conectado.

Iniciado en 2017 por mí, el proyecto cuenta ahora con casi 300 estudiantes de ingeniería y ventas en Francia (París, Rennes, Toulouse, Marsella y Lyon). Nuestros estudiantes evolucionan dentro de sus respectivas escuelas (IMTBS-TSP, ESVIL, ESSEC, SUPAERO, RENNES SB, KEDGEBS, ENSAE) al compartir sus conocimientos, recursos, redes y habilidades a diario.

Thibault subraya que la vocación de este proyecto es difundir, teórica y técnicamente, estas tecnologías entre estudiantes, profesionales e instituciones.

Para entender nuestra sociedad digital y sus múltiples tecnologías subyacentes, esto requiere explicaciones (artículos, informes, podcasts), formación (programación, conferencias, hackatones) y sobre todo interacciones (con nuestros estudiantes-expertos). Esto es lo que KRYPTOSPHERE® ha estado ofreciendo de forma gratuita durante casi 4 años: educar a los franceses sobre los nuevos desafíos tecnológicos del siglo XIX.

Además de este proyecto para estudiantes, las competencias informáticas y transversales de los miembros también permiten a la asociación apoyar a las empresas en diversos prototipos relacionados con activos digitales o incluso inteligencia artificial.

En última instancia, con esta membresía y experiencia profesional, nuestros miembros estudiantes representan una fuerza laboral altamente calificada para muchas empresas asociadas (Ledger, Binance, Smart Chain, Napoleon X, BC Diploma, Equisafe y muchas más) que buscan talento.

Para obtener más información, aquí hay algunos proyectos desarrollados por Thibault Langlois-Berthelot y sus equipos:

¡Gracias a Thibault por contarnos sobre la identidad digital y KRYPTOSPHERE®!

Marc Gomez
Vine a por tabaco y ya me quedé aquí. Cuando no estoy en el sótano de Tecnopasion suelo pasear por las calles de Barcelona.
RELATED ARTICLES